Publique en esta revista
Información de la revista

Demuestran que el TOC se debe a un bucle de errores del cerebro

Compartir

EUROPA PRESS · 05 diciembre 2018 00:00

Investigadores de la Universidad de Michigan (Estados Unidos) han concluido, en el mayor estudio hasta la fecha sobre esta cuestión, que los cerebros de los pacientes con trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) se atascan en un bucle de 'errores', de forma que los pacientes no pueden detenerse incluso si saben que deberían hacerlo.

"Se limpian las manos muchas veces seguidas. Hacen clic en los interruptores una y otra vez. Verifican, y vuelven a verificar, y vuelven a verificar, que hayan apagado la estufa. Nadie sabe exactamente qué es lo que impulsa a las personas con TOC a hacer lo que hacen, incluso cuando están plenamente conscientes de que no deberían hacerlo, y cuando interfiere con su capacidad de llevar una vida normal. Esa falta de comprensión científica significa que aproximadamente la mitad de ellos no pueden encontrar un tratamiento efectivo", explican los investigadores en su artículo.

Al combinar los datos de diez estudios, y casi 500 pacientes y voluntarios sanos, pudieron comprobar cómo los circuitos cerebrales que durante mucho tiempo se suponen cruciales para el TOC están involucrados en el trastorno. En su artículo, publicado en la revista 'Biological Psychiatry', los investigadores se centran en la red cingulo-opercular, una colección de áreas cerebrales unidas por autopistas de conexiones nerviosas en el centro del cerebro. Normalmente actúa como un monitor para detectar errores o la necesidad potencial de detener una acción, e involucra las áreas de toma de decisiones en la parte frontal del cerebro cuando detecta que algo está "apagado".

Los datos de escaneo cerebral combinados utilizados en el nuevo estudio se recopilaron pidiendo a los pacientes con TOC y personas sanas que realizaran ciertas tareas mientras se encontraban en un potente escáner de imagen por resonangia magnética (IRM) funcional. En total, el nuevo análisis incluyó exploraciones y datos de 484 niños y adultos, tanto medicados como no, de estudios en Países Bajos, Estados Unidos y Australia.

De los datos combinados surgió un patrón consistente: en comparación con los voluntarios sanos, las personas con TOC tenían mucha más actividad en las áreas específicas del cerebro involucradas en el reconocimiento de que estaban cometiendo un error, pero menos actividad en las áreas que podrían ayudarlos a detenerse.

Frenos desconectados

Los investigadores reconocen que estas diferencias por sí solas no trazan una historia completa, y no pueden decir a partir de los datos disponibles si las diferencias en la actividad son la causa o el resultado de tener el TOC. Sin embargo, sugieren que los pacientes con TOC pueden tener un vínculo "ineficiente" entre el sistema cerebral que vincula su capacidad para reconocer errores y el sistema que gobierna su capacidad para hacer algo al respecto.

"Es como si su pie estuviera sobre el freno y les dijera que se detengan, pero el freno no está conectado a la parte de la rueda que realmente puede detenerlos. En las sesiones de terapia cognitiva conductual para el TOC, trabajamos para ayudar a los pacientes a identificar, confrontar y resistir sus compulsiones, para aumentar la comunicación entre el 'freno' y las ruedas, hasta que las ruedas realmente se detienen. Pero solo funciona en aproximadamente la mitad de los pacientes", explican los investigadores.

Ahora, el equipo de la Universidad de Michigan probará técnicas dirigidas a dominar ese impulso y prevenir la ansiedad en un ensayo clínico que actualmente busca adolescentes y adultos de hasta 45 años de edad que tengan TOC, y adolescentes y adultos saludables que no lo tengan.

Los investigadores también reclaman estudios que utilicen pruebas genéticas e imágenes cerebrales por resonancia magnética de los mismos pacientes con TOC a lo largo del tiempo, en lo que se denomina un estudio longitudinal. Esto podría ayudar a los investigadores a separar el problema de "gallina y huevo" de si los problemas con el procesamiento de errores y el control inhibitorio se encuentran en el corazón del TOC, o si son los efectos de los síntomas del TOC.

Webs relaccionadas

Biological Psychiatry (2018); doi: 10.1016/j.biopsych.2018.11.010

Noticias relaccionadas

Investigadores del IDIBELL y el Instituto de Salud Global de Barcelona sugieren que el TOC pueden ser considerado una manifestación extrema de características frecuentes entre la población sana.
Un estudio liderado por la UPF revela que el contexto social modula los mecanismos neuronales responsables del TOC, lo que abre la puerta a opciones terapéuticas basadas en la simulación de determinados escenarios.
El trastorno más frecuente, más de la mitad de casos, está relacionado con la limpieza, seguido por el de comprobación y por el de pensamientos no deseados.
FMC. Formación Médica Continuada en Atención Primaria

Suscríbase al Newsletter

Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?