string(5) "30956" Últimas noticias | FMC. Formación Médica Continuada en Atención Primaria
Publique en esta revista
Información de la revista

La detección selectiva del cáncer de próstata podría prevenir una de cada seis muertes

Compartir

JAMA · 01 abril 2021 08:00

Investigadores británicos han evaluado un programa de detección que incluye un análisis de sangre y una resonancia magnética antes de una biopsia invasiva, dirigido a hombres genéticamente predispuestos a este tipo de cáncer.

Un programa de detección británico de ámbito nacional dirigido a los hombres genéticamente predispuestos al cáncer de próstata que incluya un análisis de sangre y una resonancia magnética antes de una biopsia invasiva podría prevenir una de cada seis muertes por cáncer de próstata y reducir significativamente el sobrediagnóstico, según un nuevo estudio dirigido por investigadores del University College London y la Universidad de Cambridge (Reino Unido), publicado en JAMA Network Open.

Actualmente, los hombres con sospecha de cáncer de próstata se someten a un análisis de sangre para detectar niveles elevados del antígeno prostático específico (PSA). Siguiendo el ensayo PRECISION dirigido por la University College London, las pautas del Instituto Nacional de Excelencia Clínica (NICE) recomiendan ahora que todos los hombres con un resultado de PSA positivo se sometan a una resonancia magnética antes de la biopsia, ya que se ha demostrado que esto distingue y aumenta mejor detección de cánceres agresivos mientras se reduce el sobrediagnóstico y el tratamiento innecesario de cánceres con poca relevancia.

Sobre esta base, los investigadores afirman que los marcadores genéticos recientemente descubiertos que predicen el riesgo de cáncer de próstata también podrían complementar una prueba de PSA y una resonancia magnética. Una prueba poligénica, que aún no está ampliamente disponible, puede identificar a las personas con genes de cáncer de próstata de alto riesgo y ayudar a predecir cuándo es probable que una persona comience a beneficiarse de la detección.

Según el autor principal, Tom Callender, "el cáncer de próstata es una de las principales causas de muerte oncológica entre los hombres, pero no existe un programa de detección porque se considera que los daños de la misma superan los beneficios".

"Sin embargo -prosigue-, las personas con mayor riesgo genético tienen más probabilidades de beneficiarse de las pruebas de detección y menos probabilidades de sufrir daños".

En este sentido, añade que "para este análisis de beneficio-daño y coste-efectividad nos preguntamos que efectividad tendría un análisis de PSA cada 4 años para todos los hombres de 55 a 69 años en comparación con controles más específicos para aquellos con mayor riesgo de contraer la enfermedad según su edad y perfil genético".

En este estudio los investigadores crearon una cohorte hipotética de 4,5 millones de hombres, que representa el número de hombres de 55 a 69 años en Inglaterra, y simularon los resultados de salud de la introducción de factores basados en la edad y riesgos programas de cribado adaptados a esta población.

La vía de diagnóstico basada en la edad modeló un programa de detección en el que todos los hombres de entre 55 y 69 años recibirían una prueba de PSA cada 4 años y, si la prueba era positiva, se realizaría una resonancia magnética y, si fuera necesario, una biopsia.

La vía adaptada al riesgo modeló un programa de detección en el que los hombres se someterían a una prueba de PSA (seguida de resonancia magnética y biopsia si fuera necesario) cuando su riesgo, determinado por su edad y puntuación de riesgo poligénico alcanzara un cierto umbral.

Los resultados de salud, incluidas las muertes por cáncer de próstata prevenidas y los diagnósticos innecesarios evitados, junto con los costes de detección se compararon para la ausencia de detección, la detección universal basada en la edad y la detección más específica basada en el riesgo utilizando una variedad de umbrales de riesgo, ambos con y sin el uso de una resonancia magnética antes de la biopsia en aquellos con un análisis de sangre de PSA positivo.

Los investigadores concluyen que el escenario que genera más beneficios sería el de examinar a los hombres con un riesgo del 3,5 por ciento de desarrollar cáncer de próstata en los próximos 10 años, es decir, aproximadamente la mitad de los hombres de entre 55 y 69 años. Este programa podría evitar hasta el 16 por ciento de las muertes por cáncer de próstata, casi una de cada seis, y reducir el sobrediagnóstico en un 27 por ciento. El cribado de los hombres en este umbral (3,5 por ciento) también sería más rentable que el de todos los hombres de 55 a 69 años.

La evaluación de todos los hombres de ese grupo de edad (la vía de detección basada en la edad) daría lugar a una mayor cantidad de muertes por cáncer de próstata prevenidas (20 por ciento). Sin embargo, el cribado específico basado en el riesgo previene un número similar de muertes al tiempo que reduce el número de cánceres sobrediagnosticados (aquellos cánceres que terminan siendo inofensivos) hasta en un 70 por ciento (según el umbral de riesgo utilizado) y el número de biopsias necesarias en aproximadamente un tercio. 

Referencia: JAMA Netw Open. 2021 Mar 1;4(3):e2037657. doi: 10.1001/jamanetworkopen.2020.37657

 

 

Noticias relaccionadas

Un estudio del IDIBELL observa que las células resistentes al tratamiento estándar presentan un talón de Aquiles que se puede atacar con quimioterapia combinada.

Científicos del Idibell demuestran en ratones que los tumores más agresivos generan más proteína NSD2 a medida que avanza la progresión tumoral y aumenta la resistencia a las terapias.
FMC. Formación Médica Continuada en Atención Primaria

Suscríbase a la newsletter

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?