string(5) "33176" Últimas noticias | FMC. Formación Médica Continuada en Atención Primaria
Publique en esta revista
Información de la revista

La rehabilitación cardiaca modificada puede reducir el riesgo de muerte en supervivientes de un ictus

Compartir

Eurekalert · 16 mayo 2022 08:40


  • Sara J. Cuccurullo y Talya Fleming (Foto: Hackensack Meridian JFK Johnson Rehabilitation Institute).

Los supervivientes de un ictus grave pueden reducir sus probabilidades de morir en el plazo de un año en un 76 por ciento si completan un programa de rehabilitación cardiaca modificado que incluya ejercicio con supervisión médica, terapia prescrita y seguimiento por parte del médico, según una nueva investigación publicada en el Journal of Stroke & Cerebrovascular Diseases. Los resultados tienen el potencial de cambiar el futuro de la atención al ictus.

El estudio es la última investigación de los ensayos Stroke-HEARTTM que se están llevando a cabo en el Instituto de Rehabilitación JFK Johnson de Hackensack Meridian (Estados Unidos).

El estudio muestra que los participantes en el Programa de Recuperación de Accidentes Cerebrovasculares JFK Johnson también mejoraron significativamente la capacidad de ejercicio, la movilidad, el autocuidado y la cognición.

"Después de un ictus, a veces los familiares son precavidos. 'No te levantes, puedes caerte'. Muchos cuidadores de los supervivientes de un ictus desaniman a los pacientes a ser activos y móviles -explica Sara J. Cuccurullo, coinvestigadora principal del estudio-. Pero estamos demostrando que incluso los supervivientes de un ictus grave pueden hacer ejercicio con seguridad en un programa supervisado y pueden beneficiarse enormemente".

El citado programa ofrece 36 sesiones de entrenamiento cardiovascular por intervalos con supervisión médica, así como visitas de seguimiento con un especialista en Medicina Física y Rehabilitación, junto con apoyo psicológico, nutricional y educativo y gestión de los factores de riesgo (tabaquismo, dieta y ejercicio). La investigación descubrió que los pacientes que han sufrido un ictus, incluso los que pueden sufrir una hemiplejía, pueden hacer ejercicio de forma segura con algunas modificaciones, como el uso de bicicletas reclinadas.

La investigación hace un seguimiento de los supervivientes de un ictus lo suficientemente graves como para requerir rehabilitación hospitalaria en el JFK Johnson. Hasta ahora, el estudio ha incluido a más de 1.600 supervivientes de ictus. Dado que estos accidentes cerebrovasculares pueden variar mucho de un superviviente a otro, el estudio creó un subgrupo de pacientes con características similares en cuanto a género, raza, tipo de ictus, edad, complejidad médica y puntuaciones funcionales en el momento del alta hospitalaria.

De los 449 pacientes de este subgrupo, 246 completaron el programa. Entre los que completaron el programa, 4 murieron en el plazo de un año tras el ictus. Entre los no participantes, fallecieron 14 pacientes. Esto se traduce en una reducción de 4 veces la mortalidad por cualquier causa en un año.

Los investigadores esperan que la investigación en curso persuada a los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS) para que cubran la rehabilitación integral del ictus del mismo modo que se cubre la rehabilitación cardiaca en personas que sufren eventos cardiacos.

"Los supervivientes de un ictus merecen las mismas prestaciones que reciben los pacientes con enfermedades cardiacas. Como nación, tenemos que hacer más para ayudar a los pacientes con ictus a mejorar sus vidas, para mejorar tanto su longevidad como su calidad de vida -comenta Talya Fleming, coinvestigadora principal del estudio-. Debemos permitir a los supervivientes de ictus funcionar en la comunidad al máximo nivel posible".

Referencia: J Stroke Cerebrovasc Dis. 2022;31(5):106322. doi:10.1016/j.jstrokecerebrovasdis.2022.106322

Noticias relaccionadas

Según revela un estudio internacional con participación de investigadores del CSIC, no las mata por toxicidad química, como se creía hasta ahora.

FMC. Formación Médica Continuada en Atención Primaria

Suscríbase a la newsletter

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?