string(5) "31165" Últimas noticias | FMC. Formación Médica Continuada en Atención Primaria
Publique en esta revista
Información de la revista

Un menor grosor cortical en el cerebro durante la adolescencia se asocia al desarrollo de psicosis

Compartir

Universidad de Pittsburgh · 10 mayo 2021 09:30

Diferencias sutiles en la forma del cerebro que se presentan en la adolescencia están asociadas al desarrollo de psicosis, según un equipo internacional dirigido por neurocientíficos de la Universidad de Pittsburgh (Estados Unidos) y la Universidad de Maastricht (Países Bajos).

En los resultados publicados en JAMA Psychiatry los autores escriben que esas diferencias son demasiado sutiles para detectarlas en un individuo o utilizarlas con fines diagnósticos. No obstante, creen que los resultados podrían contribuir a los esfuerzos en curso para desarrollar una puntuación de riesgo acumulativo para la psicosis que permitiría una detección y un tratamiento más tempranos, así como terapias dirigidas.

"Estos resultados fueron, en cierto sentido, aleccionadores -comenta la investigadora Maria Jalbrzikowski-. Por un lado, nuestro conjunto de datos incluye un 600 por ciento más de jóvenes de alto riesgo que desarrollaron psicosis que cualquier otro estudio existente, lo que nos permite obtener resultados estadísticamente significativos en la estructura del cerebro. Pero la variación entre que un joven de alto riesgo desarrolle o no psicosis es tan pequeña que sería imposible ver una diferencia a nivel individual. Se necesita más trabajo para que nuestros hallazgos se trasladen a la atención clínica".

Jalbrzikowsi y tor Dennis Hernaus son copresidentes del grupo de trabajo Enhancing Neuro Imaging Genetics Through Meta-Analysis (ENIGMA) Clinical High Risk for Psychosis. Este grupo reunió imágenes de resonancia magnética estructural de 3.169 voluntarios con una edad media de 21 años que fueron reclutados en 31 instituciones diferentes. Alrededor de la mitad (1.792 participantes) presentaban "alto riesgo clínico de desarrollar psicosis". De estos, 253 desarrollaron psicosis en un plazo de dos años.

Al examinar todas las imágenes juntas, el equipo descubrió que los jóvenes de alto riesgo presentaban un menor grosor cortical generalizado, una medida del grosor de la materia gris del cerebro. En los jóvenes de alto riesgo que posteriormente desarrollaron psicosis, el adelgazamiento de la corteza era más pronunciado en varias regiones temporales y frontales.

Todo el mundo pasa por un proceso de adelgazamiento de la corteza a medida que se convierte en adulto, pero el equipo descubrió que en los participantes más jóvenes de entre 12 y 16 años que desarrollaron psicosis ese adelgazamiento ya estaba presente.

"Todavía no sabemos exactamente qué significa esto, pero la adolescencia es una época crítica en la vida de un niño, es un momento de oportunidad para asumir riesgos y explorar, pero también un periodo de vulnerabilidad -apunta Jalbrzikowski-. Podríamos estar viendo el resultado de algo que ocurrió incluso antes en el desarrollo del cerebro, pero que sólo empieza a influir en el comportamiento durante esta etapa de desarrollo".

Hernaus destaca que estos hallazgos subrayan la importancia de la detección e intervención tempranas en personas que muestran factores de riesgo para desarrollar psicosis, que incluyen escuchar susurros de voces que no están ahí y un historial familiar de psicosis.

"Hasta ahora, los investigadores han estudiado principalmente cómo difieren los cerebros de las personas con alto riesgo clínico de psicosis en un momento dado –señala este investigador-. Un próximo paso importante es comprender mejor los cambios cerebrales a lo largo del tiempo, lo que podría proporcionar nuevas pistas sobre los mecanismos subyacentes relevantes para la psicosis".

Referencia: JAMA Psychiatry. 2021 May 5. doi: 10.1001/jamapsychiatry.2021.0638

Noticias relaccionadas

Un estudio pionero de la Universidad de Cantabria, IDIVAL y CIBERSAM, analiza el efecto preventivo sobre las recaídas de la terapia antipsicótica.
Asimismo, el hecho de haber sido un gran consumidor de cannabis durante la infancia o adolescencia multitiplica esta probabilidad por 6, según un estudio internacional.
FMC. Formación Médica Continuada en Atención Primaria

Suscríbase a la newsletter

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?