string(5) "33220" Últimas noticias | FMC. Formación Médica Continuada en Atención Primaria
Publique en esta revista
Información de la revista

Una solución salina fuerte puede potenciar el suministro de morfina y otros fármacos en la médula espinal

Compartir

Universidad de Helsinki · 17 mayo 2022 08:20

El sistema glinfático permite el flujo de líquido cefalorraquídeo hacia el tejido cerebral, especialmente durante el sueño, lo que permite que el líquido limpie el tejido y arrastre los metabolitos acumulados hacia el torrente sanguíneo durante las horas de vigilia.

La función del sistema glinfático puede modularse con fármacos. Esto lo convierte en una diana interesante para el desarrollo de medicamentos, especialmente en lo que respecta a la enfermedad de Alzheimer y otras enfermedades cerebrales degenerativas asociadas a la acumulación de productos metabólicos en el cerebro.

Además de su papel general en la depuración del sistema nervioso central, el sistema glinfático también puede ser relevante para la entrada en el cerebro de fármacos que afectan al sistema nervioso central. La barrera hematoencefálica protege el cerebro de los compuestos exógenos, por lo que muchos fármacos administrados por vía oral no llegan al cerebro. En su lugar, se necesitan vías de administración especiales, como la administración directa en el líquido cefalorraquídeo.

Anteriormente se pensaba que los fármacos administrados en el líquido cefalorraquídeo se distribuían al cerebro y a la médula espinal principalmente por difusión lenta. Sin embargo, el modelo glinfático desafía esta suposición. Ya se ha observado en modelos animales que ciertos fármacos que activan el sistema glinfático, como el sedante de cuidados intensivos dexmedetomidina, pueden potenciar el acceso cerebral de los fármacos administrados en el líquido cefalorraquídeo.

Sorprendentemente, una solución salina fuerte y otras soluciones hipertónicas administradas en el torrente sanguíneo aceleran la afluencia glinfática del líquido cefalorraquídeo a nivel cerebral. Las soluciones hipertónicas, como las soluciones salinas fuertes y el manitol, se utilizan, entre otras cosas, para reducir la presión intracraneal en pacientes de cuidados intensivos.

En un nuevo estudio, investigadores de la Universidad de Helsinki (Finlandia) estudiaron cómo el sistema glinfático y las soluciones hipertónicas podrían utilizarse para administrar agentes farmacéuticos directamente en el líquido cefalorraquídeo en la parte baja de la espalda, con la médula espinal como objetivo del fármaco. El estudio se publica en el Journal of Controlled Release.

Como fármaco modelo, los investigadores utilizaron morfina. La médula espinal es uno de los lugares más importantes de acción de la morfina, que proporciona un alivio eficaz del dolor cuando se administra localmente en el líquido cefalorraquídeo.

Los investigadores simularon una situación típica de atención al paciente en un modelo de rata, administrando morfina directamente en el líquido cefalorraquídeo de la zona lumbar, tras lo cual los animales recibieron una solución salina hipertónica. El estudio reveló que la combinación de dos técnicas diferentes multiplicaba la concentración de morfina en la médula espinal.

"Los opioides se administran directamente en el líquido cefalorraquídeo lumbar, principalmente en el caso de cirugías no urgentes y el tratamiento del dolor por cáncer, mientras que las soluciones hipertónicas se utilizan en casos de emergencia en los que las funciones vitales están amenazadas. De hecho, es interesante ver que al combinar los dos métodos utilizados en grupos de pacientes bastante diferentes se puede casi cuadruplicar la concentración de morfina en la médula espinal y mejorar el alivio del dolor", afirma el investigador Kim Blomqvist.

Es probable que el método pueda estudiarse con bastante rapidez también en humanos, ya que ambas técnicas ya se utilizan en la clínica. Según los investigadores, la combinación de ambas técnicas debería investigarse también con otros agentes farmacéuticos administrados directamente en el líquido cefalorraquídeo, de los que hay muchos en desarrollo.

Referencia: J Control Release. 2022;344:214-224. doi:10.1016/j.jconrel.2022.03.022

Noticias relaccionadas

Un estudio sugiere este opiáceo como alternativa terapéutica para evitar los efectos secundarios derivados de la tolerancia y la adicción.

"No hay precedentes de un péptido que pueda ofrecer tanto alivio del dolor con tan pocos efectos secundarios", señalan los autores del estudio.
Los pacientes padecen una media de 4 episodios al día, con una duración media de 30 minutos, aunque puede llegar a una hora.
FMC. Formación Médica Continuada en Atención Primaria

Suscríbase a la newsletter

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?